Qué es un ERP, para qué sirve y beneficios prácticos

Si tienes una empresa es probable que hayas oído hablar de los sistemas de ERP y estés pensando en implementarlo en tu empresa pero, ¿sabes realmente de qué se trata? ¿Conoces los beneficios que puede suponer este sistema para tu empresa? A continuación te presentamos y explicamos todos estos datos para que puedas seleccionar el sistema que mejor se adapte a tu empresa y tus necesidades.

Qué es un sistema ERP

Un sistema ERP o Enterprise Resource Planning es concretamente un sistema para planificar recursos de la empresa o sistema de planificación de los recursos de una empresa o empresariales. Se trata de un tipo de programa que se hace cargo de las diferentes operaciones que tienen lugar dentro de una empresa. Entendemos que estas operaciones son por ejemplo la producción, la distribución o hasta los recursos humanos.

Sin duda invertir en un sistema de ERP es casi siempre una buena opción para todas las empresas pues todas las que adquieren uno de estos sistemas ven como su productividad aumenta antes de que pase mucho tiempo.

Para qué sirve un sistema ERP

Entre las funcionalidades y ventajas de un sistema ERP cabe reseñar que sin duda se consigue ahorrar muchísimo tiempo y también que la empresa ahorre mucho en costes. Gracias a este tipo de programas también es posible integrar las diferentes bases con todos los datos que tiene una compañía en un único programa. Y además, gracias a los sistemas ERP también se logra que toda esta información de la empresa pueda estar lista para consultar en cualquier momento de forma sencilla y en una plataforma común. Y por supuesto, gracias a los sistemas ERP se logra automatizar casi todos los procesos de la empresa sobre los que estos sistemas ponen su foco, siendo sin duda una opción más que interesante para todas las empresas.

Beneficios prácticos de un sistema ERP

Además de todas las ventajas expuestas anteriormente, los sistemas ERP son también muy interesantes porque se pueden integrar con soluciones de Business Intelligence. Esto quiere decir que se pueden hacer informes de forma sencilla, eficiente y rápida, sobre el estado de la empresa en la que se ha implementado el sistema de ERP simplemente atendiendo a los datos que se han podido obtener gracias a este sistema. Esto resulta muy interesante porque así se consigue, gracias a dichos informes, conocer al detalle el estado en el que se encuentra la empresa, con informaciones actualizadas de forma eficiente. Sin duda estos datos son necesarios para poder someter a análisis cualquier proceso interno en una empresa, como las ventas, la comunicación etc. para así poder mejorarlos después.

Los sistemas ERP son especialmente interesantes para muchos tipos de empresas diferentes, desde las grandes multinacionales hasta las pequeñas y medianas empresas. Los sistemas de ERP cuentan con muchos beneficios frente a otros sistemas: como que sus módulos son personalizables y por tanto cualquier empresa puede personalizarlos, pertenezca al sector que pertenezca y tenga los procesos que tenga.

Implantar un sistema de ERP en una empresa es especialmente interesante porque hace más sencilla la toma de decisiones a los responsables y encargados de la empresa gracias a que disponen de mucha más información para poder utilizarla.

En segundo lugar también es muy interesante porque permite hacer previsiones mucho más realistas ya que los datos que se utilizan y valoran son mucho más exactos. En tercero, al generarse un sistema común con el ERP se eliminan las duplicidades entre departamentos y todos ellos se vuelven mucho más eficientes.

Otro de los beneficios de este tipo de sistemas es que se adaptan perfectamente a cada tipo de negocio y no es la empresa la que debe adaptarse a ellos como sucede en otros casos, siendo así mucho más práctica. Además, estos sistemas también funcionan por módulos que podrás ir seleccionando poco a poco según las necesidades de tu empresa y ampliando o eliminando módulos según juzgues después necesario para cubrir todas sus necesidades.

Además, los sistemas de ERP no solamente tienen en cuenta la empresa en sí misma sino que también incluyen en el sistema a los clientes y a los proveedores. Gracias a ello se busca encontrar ventajas competitivas para poder generar valor y que todos los componentes de la cadena de valor obtengan beneficios de la nueva forma de entender y funcionar de la empresa.

Gracias a los sistemas de ERP también es posible poder seguir el producto de forma más sencilla y eficiente durante todo el proceso productivo y así se logra desde automatizar tareas para reducir los tiempos y ganar en eficiencia hasta minimizar al máximo los costes gracias a que los errores se disminuyen, los costes bajan y la competitividad de la empresa aumenta gracias a todo ello.

Por último, sin duda los sistemas ERP también ayudan a integrar departamentos y por tanto la comunicación interna empresa, contribuyendo esto por supuesto a la mejora general de la empresa.