Marketing sensorial

Marketing sensorial

En la actualidad el marketing se renueva para encontrar nuevas formas de captar la atención de los clientes y del público potencial de los diferentes productos o servicios que se intentan vender. En concreto, una opción muy interesante es el marketing sensorial ¿no lo conoces? Pues no te preocupes porque a continuación te damos muchas claves para que puedas hacerlo, así como para conseguir aplicarlo de forma eficiente.

¿Qué es el marketing sensorial?

El marketing sensorial, como su propio nombre indica, trata de despertar la atención de los potenciales clientes apelando a los diferentes sentidos de la vista, el tacto, el olfato y el gusto de éstos. También se le denomina multisensorial porque en muchos casos no se centra en un solo sentido, sino que intenta apelar a varios de ellos, sobre todo al oído, a la vista y al olfato.

El objetivo de este tipo de marketing es conseguir que la compra se convierta en un verdadero placer sensorial, que el cliente recuerde y disfrute para asociarlo así a un acto positivo. Así se logra que los clientes consuman mucho más, pero además se consigue también que vuelvan a utilizar el mismo producto o que se cree fidelidad con éste o con el servicio que se está ofertando.

¿Cómo hacer marketing sensorial?

A la hora de hacer marketing sensorial se deben tener en cuenta bastantes factores. En primer lugar se ha de valorar que lo más adecuado sería lograr despertar todos los sentidos de los potenciales clientes para que consigan un placer estético. Esto se puede hacer mediante diferentes técnicas que presentaremos a continuación. Básicamente para hacer marketing sensorial hay que analizar a los potenciales clientes, pero también los bienes y servicios que se ofertan para poder crear una experiencia sensorial que esté altamente vinculada con éstos y así ofertársela al cliente para lograr que compre y que se fidelice con la marca, tienda o producto concreto.

Técnicas de marketing sensorial

Entre las técnicas de marketing sensorial más interesantes podemos mencionar unas cuantas. En primer lugar si vas a realizar este tipo de marketing siempre debes saber que menos es más. Si se trata de una tienda física, el estilo minimalista y limpio es ideal. Poner pocas unidades del producto a vender e ir reponiendo causará un impacto positivo en la visión de los potenciales clientes.

En segundo lugar te recomendamos también elegir la iluminación ideal. La luz natural es muy interesante porque relaja, pero además deberás añadir iluminación en los lugares que no tengan mucha luz. Los clientes se tienen que encontrar acogidos y cómodos. Además en Navidad y fechas especiales debes jugar con la iluminación para conseguir la decoración ideal que ayude a potenciar todas tus ventas.

Otro sentido que se debe potenciar de forma importante es el olor. Muchos consumidores recuerdan muchísimo más el olor del ambiente que no su imagen o aspecto. Utiliza los ambientadores ideales y utiliza técnicas de marketing olfativo relacionadas con los productos o servicios que piensas vender o que ofertas para lograr incrementar tus ventas.

El sentido del oído tampoco debe descuidarse. Sin duda la música también se recuerda muchísimo en las tiendas y las experiencias de compra. Elige música que se adapte a tus potenciales públicos pues el no hacerlo puede ser realmente un error muy grave. Por ejemplo en fechas señaladas como la Navidad, no tienes por qué decantarte por los villancicos clásicos, que suelen agotar a casi todos los compradores. En su lugar puedes elegir versiones actualizadas de este tipo de canciones adaptadas a tus públicos y que seguro que causarán un impacto mucho más positivo en ellos.

Ventajas del marketing sensorial

Entre las ventajas del marketing sensorial cabe destacar que sin duda transforma tu marca de forma que los potenciales clientes pueden verla como una solución o una experiencia placentera, lo que sin duda es interesante para lograr fidelizarlos.

Además, este tipo de marketing es también muy interesante para conseguir mejorar la comunicación con tus clientes porque éstos ven que los estás escuchando, que les estás ofreciendo algo más que tus productos y servicios y por tanto se sienten agradecidos y probablemente vuelvan a realizar otras compras.

También resulta muy interesante porque añade valor a las compras de los clientes y por tanto a tus ventas. Los clientes igual tendrán en su cabeza diferentes elementos meramente racionales como el precio o la durabilidad, pero además compartirán estos puntos con el valor de las sensaciones que les estás ofertando y por tanto, al ofrecerles un valor extra es mucho más probable que consigas vender e incluso fidelizar a muchas más personas con tu marca.

El marketing sensorial es también muy interesante para fomentar el engagement. Es decir, que si cohesionas estas campañas de marketing con tu firma probablemente puedas llegar a los primeros puestos en cuanto a las firmas o empresas de tu sector de trabajo porque estas aportando un plus de valor dónde tus clientes valorarán mucho más que lo meramente razonable (precio, etc.).

Ejemplos de marketing sensorial

Un ejemplo interesante de marketing sensorial, concretamente de marketing visual, podría ser el contratar a diferentes modelos y presentarlos en un evento en tu tienda al que pueda acudir la gente para hacerse fotos con ellos. Sin duda recordarán esta experiencia mucho más que el simple hecho del ir a comprar a la tienda y además la asociarán siempre con tu firma, con lo que les estarás ofreciendo un valor añadido.

Otra opción interesante es hacer una acción de marketing olfativo, por ejemplo en una sala de espera o una parada de autobús dónde la gente pasa bastante rato. Al darse cuenta del buen olor, probablemente la gente recuerde esta experiencia de forma muy positiva (tanto si anuncias perfumes como si vendes algún tipo de producto alimenticio que desprenda un olor delicioso). Gracias a ello hablarán de ti y se plantearán el adquirir tus productos por el valor añadido que les has aportado.